Bienvenidos al blog de Doña Mencía Cofrade, dedicado a la difusión de la Semana Santa Menciana y la actualidad cofrade.

lunes, 14 de mayo de 2012

50 años de Soledad y Esperanza


Nos remontamos al 1.958, año en el que Doña Josefa Campos Roldán adquiere la imagen de titular en Sevilla, debido a que esta señora no quería que la imagen de Ntra. Sra. de los Dolores procesionara en todas las estaciones de penitencia de la época, por ello Doña Josefa realiza la adquisición de la imagen que hoy conocemos como Virgen de la Soledad. Desde el año 1958 hasta 1962 la Agrupación de Acción Católica fue la encargada de la organización de la procesión, pero el Sábado Santo surgió la idea en dicho grupo de jóvenes de crear una Cofradía para esta imagen. A la semana siguiente se crea la junta de gobierno formada por Rafael Amores quien actuó como presidente, Antonio Jiménez Urbano, José Luque Roldán, Manuel Gómez Segura, Francisco Cubero Arévalo y Francisco Amores Priego.

La talla pertenece a la escuela de Sevilla de mediados del siglo XX, con ojos rasgados, cejas arqueadas y mirada al frente, sin descomponer su expresión. La forma dramática de abrir la boca y la falta de fruncio en el entrecejo describen un dolor moderado y sereno. El conjunto del rostro consigue expresar una imagen abstraída, como ensimismada, y una belleza melancólica y dulce, resultando una de las imágenes mas queridas y admiradas de Doña Mencía.

La idea de formar una Cofradía fue trasladada al entonces coadjuntor Don Antonio Prieto Hurtado, que con su apoyo total impulsó la puesta en marcha del proyecto con la captación de hermanos y elaborando unos estatutos provisionales. En octubre de 1.962, se llegó a un número suficiente de hermanos, se constituyó la primera Asamblea General de Fundación y se pasó al nombramiento de la primera Junta de gobierno, que por aclamación designó a las mismas personas que formaron la primera junta organizadora. 

A propuesta de Don Antonio Prieto Hurtado se acordó que su advocación fuera Nuestra Señora de la Soledad y Esperanza. Idea de Don Antonio Prieto fue también el escudo de la Cofradía, que consiste en un anagrama de María, rodeado de una corona de espinas, sobre una cruz simétrica de fondo en acorde a la representación de la Soledad. Estos tres elementos, desglosados, son los que figuran componiendo el Estandarte de la Cofradía, a los que se añadieron siete estrellas simbolizando los siete Dolores de la Virgen, ademas del escudo de Doña Mencía. La corona de espinas también puede verse sobre la mnos izquierda de la Virgen, lo que nos recuerda el desenclavamiendo de Cristo. En la otra, la Virgen sostiene un ancla dorada, que representa la Esperanza. Actualmente Don Antonio Prieto Hurtado ostenta el cargo de Hermano Mayor Honorífico.

La Cofradía realizó el Sábado Santo de 1963 su primera estación de penitencia con el siguiente hábito: túnica verde, fajín y botones negros, capa blanca con cruz gótica negra y capuchón negro con este escudo en la frente sobre los ojos. La procesión se hizó sobre las andas de la Virgen de Fátima de la parroquía, luciendo corona imperial de metal cincelado con baño de oro, donada por los hermanos Luís y Francisco Amores Priego, ese día la Cofradía estrenó todos los enseres necesarios para la procesión.

Fue en el año 1.964 al terminar la Semana Santa, se acometió la empresa de dotar a la Cofradía de una banda propia, ya que la cofradía desde sus inicios había sido acompañada por la Banda del Santísimo Cristo de la Expiración. La Cofradía de la Soledad adquirió 12 cornetas y 6 tambores, y bajo la dirección y enseñanza del cofrade ya fallecido Miguel Collado Palomar, se llevó a buen fin este propósito, participando por primera vez en el desfile del año siguiente. Con el paso del tiempo sucesivamente se fueron incorporando más cornetas, tambores, bombos y platos, además de las gaitas, hasta completar un número de 24 cornetas, 12 tambores, 2timbales 3 juegos de platos y 15 gaitas.

Hay que destacar que la incorporación de las gaitas supuso una ardua tarea y fue éxito, en un pueblo dónde nadie tenía noción de su técnica, y a base del mucho esfuerzo y entusiasmo de sus entonces responsables, Francisco López Gómez y Juan Poyato Morales. Convirtiéndose la Banda de la Soledad en una de las pocas bandas en su entorno geográfico que estuviese compuesta de este tipo de instrumentos, sobre todo destacando las gaitas y los platillos. Tras una grave crisis que atraviesa la propia Banda en el año 2006, se decide que la banda salga el Sábado Gloria en la Cruz de Guía de la Cofradía no pudiendo así tras 42 años seguidos salir tras el paso de la imagen de la Soledad. En el año 2008 la banda desaparece y no puede acompañar ese año a la cofradía en su estación de penitencia

En el año 2.002, la imagen de Ntra. Sra. de la Soledad fue sometida a una profunda restauración, dado a su avanzado estado de deterioro. Esta obra fue llevada a cabo por el imaginero cordobés Don Miguel Ángel González Jurado. Dicho trabajo de restauración consistió en la sustitución total del candelero, restauración del craquelado de la policromía de las manos y rostro, consolidación de la mascarilla y ensamblaje del cráneo y rescate de la policromía original. 

Hay que resaltar en la historia de este Cofradía, el periodo en el que fue Hermano Mayor Don Francisco Alguacil Alguacil, espacio de tiempo durante el cual la Cofradía se fue consolidando como una de las más importantes de Doña Mencía. Mención especial merece también el mandato de Don José Luis Caballero Poyato, en el que asistimos a uno de los periodos de mayor florecimiento de la Cofradía, experimentando un gran avance en todos los aspectos; debido también al fortalecimiento y renovación de su Junta de Gobierno con gente nueva. En la actualidad, el cargo de Hermano Mayor recae sobre Don José Luis Alguacil Amores, hijo del antes citado Francisco Alguacil. En esta nueva etapa que sigue vigente en la actualidad ha demostrado su determinación de seguir enalteciendo esta Cofradía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario