Bienvenidos al blog de Doña Mencía Cofrade, dedicado a la difusión de la Semana Santa Menciana y la actualidad cofrade.

viernes, 25 de febrero de 2011

"Un Recuerdo", Eduardo Lucena

Este año 2011 los amantes de la música procesional pueden estar de enhorabuena, ya que Doña Mencía va a poder escuchar y disfrutar de una de las composiciones mas bellas que podemos encontrar dentro de este género de la música, debido a que la Banda Municipal de Música de nuestra localidad ha decidido incorporarla a su repertorio, tras conseguirla del archivo de la Banda de "María Stma. de la Esperanza" de Córdoba. Pues bien la composición en cuestión es "Un Recuerdo" fechada en 1883, obra del músico cordobés Eduardo Lucena, que no olvidemos que dicho compositor tiene raíces mencianas aunque la mayoría de su carrera profesional la desarrolló en la capital.

Nacido en Córdoba el 22 de agosto de 1849, Eduardo Lucena recibe la formación musical con su padre, Francisco Lucena Luque, y luego en el Conservatorio de Madrid, donde tiene como profesores al gran violinista Jesús de Monasterio y a Hilarión Eslava. Su vida profesional abarcó las facetas de director de orquesta y de banda, violinista, compositor y profesor de armonía en la Escuela Provincial de Bellas Artes de Córdoba, germen del futuro conservatorio. Entre los honores que recibió en vida figuran el nombramiento de caballero de la orden de Isabel la Católica y el de socio de honor de la Sociedad Económica de Amigos del País.

La obra compositiva de Lucena ha de enmarcarse en el panorama musical de la pasada centuria; sólo así podemos apreciar su verdadera importancia en la producción musical española. Es una música de gran riqueza melódica, convencional en la armonía y con un acusado componente rítmico, rasgos inherentes a las formas populares. Lucena no pretendía ser un innovador, más bien su verdadera ambición es expresar sentimientos a través de una música asequible para todos, hecha con talento e inspiración, los cuales se sirven de elementos universales que trascienden lo meramente localista.

Haciendo referencia a su obra "Un Recuerdo", tenemos que decir que en la portada de la partitura original, que dicho sea de paso fue rescatada por Rafael León Ramírez, puede leerse perfectamente la dedicatoria de esta pieza: "Al Excmo. Ayuntamiento. Marcha fúnebre "Un Recuerdo". Escrita expresamente para la procesión oficial del Viernes Santo del año 1883". Esta procesión se trata de la única que en esa época acontecía en la Semana Santa cordobesa, la procesión del Santo Entierro, cuya hermandad, tras más de un siglo, ha tenido la oportunidad de volver a rememorar una música que en tiempos pretéritos ornaba el cortejo penitencial.

Tal y como nos cuenta Mateo Olaya en un articulo sobre la marcha de Lucena, en sus seis minutos de duración aproximada, "Un Recuerdo" destila un marcado romanticismo, recordando a las obras que eran cultivadas por célebres maestros y conjugando la seriedad con un carácter dulce que para nada pretende inmiscuir al oyente en un ambiente fúnebre y de profuso patetismo. "Un Recuerdo" sorprende por la magnífica elaboración y maduración de un Eduardo Lucena que por entonces contaba con treinta y cuatro años. 

El esquema de la marcha se repite en otras composiciones coetáneas: introducción, primer tema, solo de bajos y trío.

La introducción, en fa menor, consta de ocho compases. Los dos primeros compases se desarrollan en registro grave y piano, solamente protagonizados por los clarinetes segundos, clarinetes terceros, saxos, bombardinos y tuba. Progresivamente se va incorporando toda la banda manteniendo siempre el piano que en el inicio reinaba.

Antes de pasar al primer tema los metales bajos ya han iniciado el ritmo de marcha para proceder a la gestación de éste, que se divide a su vez en dos frases de 8 compases cada una. Cada frase se repite y en ella las maderas ejercen la melodía que se traza con una dulzura exuberante. Siempre en piano se ejecutan algunas formas que confieren incisión y recurrencia, manteniendo viva la tensión musical.

Después se pasa a un segundo tema en tutti fuerte donde se materializan diferentes llamadas de los metales, sin llegar a ser el típico fuerte de bajos. Este solo de bajos comprende los siguientes veinticuatro compases, donde en ocasiones se suceden pasajes en piano del grupo de las maderas pero siempre encauzando la música unos portentosos metales bajos en fortísimo.

El trío, de dieciséis compases, está escrito en si bemol menor. Nuevamente las maderas dibujan la melodía y la percusión incide en la parte débil del compás haciendo el efecto de contra tiempo. Tras una repetición de este trío se produce un da capo, mediante el cual la marcha vuelve a repetirse para terminar en el compás justamente anterior al comienzo del trío final. Quisiera resaltar el efecto conclusivo de este da capo, que nos permite volver a reincidir en ese primer tema tan bello para terminar la marcha en un brillante tutti fuerte que persigue la contundencia sonora.

Finalmente el pueblo de Doña Mencía con esta incorporación de "Un Recuerdo" de Eduardo Lucena, obtiene una reliquia, un tesoro, en forma de notas, pentagrama y música, que esperemos que nos impregne de la dulzura que desprende.


Fuentes:
-Web de Patrimonio Musical.
-Mateo Olaya.
-Web del Ayuntamiento de Córdoba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario